La Dra.  Yolanda Gómez trabajó durante más de 20 años en la Universidad Nacional Autónoma de México. Quienes la conocimos en persona extrañaremos su sonrisa y su alegría que la acompañaban a todos lados.

Yolanda trabajó en el estudio de las nebulosas de gas, tanto de estrellas viejas (nebulosas planetarias) como de estrellas recién nacidas (regiones HII compactas), produciendo más de 65 artículos de investigación. Entre sus resultados más destacados resalta la primera detección de vapor de agua alrededor de una estrella vieja. Dado que en este tipo de estrellas no se espera encontrar agua debido a que la gran cantidad de radiación que emana de la estrella vieja debería destruir las moléculas de agua de la envolvente, este resultado ha sido de suma relevancia para entender la evolución de las estrellas de baja masa en sus fases tardías.

Para quienes nos dio clases, Yolanda fue siempre una persona muy cálida, muy alegre, siempre dispuesta a ayudar, y siempre dispuesta a impulsarnos a que siguiéramos estudiando. Fue una gran promotora de la idea de que la ciencia debe llegar a todo mundo, desde los estudiantes especializados hasta la gente común y corriente. Así, Yolanda participó activamente no solo en el posgrado de astronomía en la UNAM, sino también en la carrera de física de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, además de haber dado varios cursos en el extranjero. Además, Yolanda impartió un sinnúmero de pláticas,  talleres, entrevistas en radio y televisión, y publicó más de 40 textos de divulgación, entre los que destacan los publicados en las revistas Scientific American Latinoamérica, de España, Cómo Ves, de la UNAM, Contexturas, de la Universidad Iberoamericana, Ciencia, de la Academia Mexicana de Ciencias, y C+Tec, del Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología (COECyT), Michoacán.

Yolanda tuvo un papel imprescindible durante el 2009, el Año Internacional de la Astronomía 2009 (AIA2009), ya que fungió como presidenta del Comité Estatal de las Actividades del AIA2009. En este marco se realizaron cerca de 350 actividades de difusión, las cuales llegaron a más de 50,000 personas, destacando la Noche de las Estrellas en la zona arqueológica de las Yácatas en Tzintzuntzan, Michoacán, apoyado por el INAH y la Alianza Francesa, donde se estima que asistieron cerca de 10,000 personas. Adicionalmente, contribuyó de manera decidida a la elaboración de material didáctico para actividades de difusión y divulgación de la astronomía, donde destacan la Lotería Astronómica y el Calendario Astronómico 2009, así como los juegos Memorama Astronómico y Enrédate con el Universo. Fue promotora de un espacio abierto dentro del Campus Morelia de la UNAM, llamado Paseo de la Ciencia, y fue la coordinadora del diseño de la Sala de Astronomía del proyecto del Centro Interactivo de Ciencias en Morelia.

Gracias a la calidez, dedicación y decisión con que Yolanda hacía llegar la astronomía a la gente, el gobierno del estado de Michoacán la distinguió en 2008 con el Premio Estatal de Divulgación de la Ciencia y la Tecnología, en su modalidad de Divulgador Investigador, que otorga el Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología (COECyT).

Quienes estuvimos cerca de ella, quienes la conocimos como maestra, colega, o amiga, la vamos a extrañar mucho. Su generosidad fue la que de alguna manera nos hizo decidirnos a muchos ser astrónomos. Enviamos un abrazo fuerte y una lagrimita afectuosa a Luis Felipe, su esposo, y a Vicente y Cecilia, sus hijos.

Descansa en paz Yola.