Posiblemente hay cuatro o incluso cinco estrellas en el corazón de la Nebulosa del Anillo del Sur, NGC 3132. Un equipo internacional de casi 70 astrónomas y astrónomos, liderado por Orsola De Marco de la Universidad Macquarie en Sydney, Australia, analizó 10 observaciones detalladas de esta nebulosa obtenidas por el Telescopio Espacial James Webb (JWST), en las que se pueden ver dos estrellas, y modelaron cómo la estrella central podría producir las intrincadas formas observadas.

La Dra. Omaira González Martín del Instituto de Radioastronomía y Astrofísica (IRyA) de la UNAM Campus Morelia recibirá la Cátedra Marcos Moshinsky en su edición 2022, que otorga anualmente el Instituto de Física de la UNAM y la Fundación Marcos Moshinsky a jóvenes investigadores e investigadoras de las áreas de física, matemáticas y las ciencias químico-biológicas para desarrollar un proyecto de investigación en sus áreas de interés.

Participará la Universidad en la formación del próximo gran radiotelescopio del mundo. Estará conformado por más de 240 antenas, distribuidas en Estados Unidos y México.

En conferencias de prensa simultáneas en todo el mundo, incluyendo en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT), un equipo internacional de astrónomas y astrónomos develó la primera imagen del agujero negro supermasivo situado en el centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Este resultado proporciona evidencias contundentes de que el objeto es de hecho un agujero negro y aporta valiosas pistas sobre el funcionamiento de estos gigantes, que se piensa residen en el centro de la mayoría de las galaxias. La imagen fue producida por un equipo de investigación global llamado “Colaboración del Telescopio del Horizonte de Eventos” (Event Horizon Telescope Collaboration, EHT), utilizando observaciones de una red mundial de radiotelescopios.

Un par de estrellas interactuantes está rodeado de una nebulosa tan peculiar que al observarla en rayos X se parece a una galaxia activa que hospeda un agujero negro supermasivo, pero más pequeña. La estrella doble, llamada R Aquarii, fue estudiada por un equipo internacional de astrónomas y astrónomos liderado por el Dr. Jesús Toalá del Instituto de Radioastronomía y Astrofísica de la UNAM, Campus Morelia.